Cómo vestir para ir a trabajar

Cómo vestir para ir a trabajar

0
Compartir

La mayoría de los trabajos de cara al público o trabajos de oficina exigen que los trabajadores y trabajadoras vistan de una forma formal y ligeramente elegante, para dar una excelente imagen de la empresa y del personal que tienen a cargo. Es por esta razón por la que muchas mañanas nos volvemos locas decidiendo cómo vestir para ir a trabajar.

Para evitar estos quebraderos de cabeza, es tan fácil como hacernos con un buen fondo de armario con aquellas prendas básicas que debemos incluir entre nuestro vestuario para el trabajo.

Cómo vestir para ir a trabajar: prendas indispensables

No necesitamos tener cientos de prendas para cada una de las actividades cotidianas de nuestra vida: trabajo, salir, fiesta, estar por casa, deporte… La clave está en hacernos con algunas prendas básicas que podamos utilizar para cualquier ocasión, y piezas clave que sólo utilicemos para ir a trabajar.

A la hora de decidir cómo vestir para ir a trabajar, debemos tener en cuenta que nuestro estilo debe ser sobrio, pero siempre podemos añadir un toque de extravagancia para darnos un punto diferente.

Nuestro fondo de armario deberá contener prendas de estas características para poder combinar entre ellas y crear looks elegantes para ir al trabajo:

Pantalones de pinza: Debemos contar con al menos dos pares de pantalones elegantes. Uno de ellos deberá ser negro y sobrio, de tejido cómodo para que podamos movernos como pez en el agua mientras trabajamos. Y podemos tener otro pantalón con algún detalle estampado como rayas diplomáticas, lunares, o lo que te apetezca.

Cómo vestir para ir a trabajar

Faldas de tubo: No hay nada tan elegante y tan femenino para ir a trabajar como una falda de tubo. Debes elegir modelos con los que te sientas cómoda; ninguna demasiado corta, ni demasiado entalladas que no te dejen ni sentarte cómodamente. Elige colores sobrios para que puedas combinar mejor el resto de prendas: negro o gris.

Faldas y vestidos con vuelo: Puedes jugar también añadiendo a tu armario alguna falda o vestido con un poco más de vuelo. Decántate igual por colores sobrios como el negro, que son más fáciles de combinar.

Cómo vestir para ir a trabajar

Camisas: Tienes modelos infinitos de camisas para elegir. Aquí te recomiendo que tengas al menos 2 camisas blancas entre tu fondo de armario para ir a trabajar, para que puedas combinarlas a lo largo de la semana. Ningún color queda tan sobrio como el blanco en una camisa. Si te apetece algún día poner un punto más divertido, prueba a mezclar colores más vivos y diferentes estampados para un toque más desenfadado en la oficina.

Tacones y zapatos: Mi recomendación es que los zapatos elegidos para ir a trabajar sean de lo más cómodos, porque te pasarás todo el día con ellos. Es importante que tengas al menos un par de stilettos de color negro, para los días que no te apetezca comerte el coco eligiendo zapatos. También puedes utilizar zapatos planos como loafers, mocasines o bailarinas, que son elegantes y no precisan llevar tacón.

Blazers: Un indispensable en la oficina son sin duda las chaquetas americanas o blazers. Una blazer negra en tu armario te salvará siempre ante las dudas, pero también puedes tener algunas de otros colores para añadir un punto diferente y desenfadado; ¡prueba por ejemplo con una chaqueta amarilla! Echa un vistazo a la gran variedad que tienen en Asos, ¡a mí me encantan todas! (pincha aquí).

Cómo vestir para ir a trabajar

Complementos: Como colofón, algún complemento de bisutería bonito y discreto como unos pendientes o un collar, puede sumar aún más elegancia a tu look.

No te desesperes a la hora de decidir cómo vestir para ir a trabajar. Con el material necesario puedes crear muchas combinaciones diferentes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta